Hay varios casos en el país y en uno le robaron más de un millón de pesos a una familia. Recomendaciones a tener en cuenta.

El pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) es un alivio para muchos argentinos pero también una oportunidad para los que buscan estafar a través de llamadas telefónicas. 

Varias personas han denunciado que recibieron llamadas de supuestos empleados que se ofrecían a guiarlos para el cobro del trámite y solicitaban datos personas y bancarios. 

Algunos notaban rápidamente la estrategia delictiva pero otros no y entregaron información privada a desconocidos con la esperanza de que los ayudaran a obtener el dinero que ofrece el gobierno. 

Estafa millonaria

Uno de los casos más graves fue el que vivo una mujer que denunció que le robaron un millón y medio de pesos de una cuenta bancaria en la que estaba depositada la indemnización de su marido, luego que un delincuente se hizo pasar por un empleado de Anses para supuestamente gestionarle el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) de 10.000 pesos que brinda el Gobierno nacional, en la localidad bonaerense de San Nicolás.

Fuentes judiciales informaron que la mujer de 55 años relató que el domingo cerca de las 14.30 un hombre que dijo ser empleado de Anses se comunicó a su teléfono celular y le dijo que la llamaba para gestionarle el IFE de 10.000 pesos que otorga el Gobierno nacional ante la crisis económica por la pandemia.

El hombre le pidió que fuera a un cajero automático a seguir los pasos para que su hijo pueda cobrar ese dinero y que solo necesitaban una cuenta bancaria que la declarante posea con tarjeta de débito.

Sin embargo, la mujer le respondió que sólo tenía la cuenta de su marido, tras lo cual la presunta gestión continuó dos horas después con otro llamado de la misma persona que le fue pidiendo una serie de datos.

Al llegar la noche, la denunciante se dirigió al cajero nuevamente para constatar que el dinero había sido depositado pero se encontró con que en la cuenta había 230.000 pesos y que faltaban 1.541.620,79.

«Esa plata había sido cobrada por una indemnización y con los datos que obtuvieron fueron transfiriendo el dinero a varias cuentas», precisó un vocero encargado de la pesquisa.

La fiscal Padulo dispuso una serie de medidas tendientes a dilucidar la ruta de esas transferencias y quiénes son los propietarios de todas las cuentas en la que fue dividida la suma millonaria.

«Hubo un hecho similar hace un tiempo pero no de semejante magnitud de dinero, estamos investigando con la DDI local para identificar a los estafadores», concluyó la fuente.

Recomendaciones a tener en cuenta

En Mendoza, y en el marco de la pandemia mundial de coronavirus, el Ministerio de Seguridad recomienda seguir una serie de consejos para no caer en la paranoia ante las sucesivas cadenas falsas que se viralizan con mayor frecuencia por WhatsApp y otras redes sociales.

También es importante evitar difundir por estas vías información personal durante la vigencia del aislamiento social, preventivo y obligatorio, ya que existen diversas modalidades delictivas.

Entre las recomendaciones a tener en cuenta se solicita a los ciudadanos no perder la calma y ser extremadamente cuidadosos con los mensajes que se reciben y cuya veracidad es dudosa.

Los especialistas aseguraron que, antes de difundir este tipo de mensajes a otros usuarios, deben comprobar la certeza de los mismos para no caer en falsas noticias que no hacen más que alarmar a la población.  Una vez que se haya corroborado que la información es falsa, se debe advertirlo en el entorno familiar para terminar con este tipo de noticias erróneas.

Por otro lado, se  aconseja siempre informarse de las noticias que se publican en los portales oficiales.

En este contexto, es importante también saber que no hay que informar vía telefónica, redes sociales, correo electrónico, mensajes de texto o WhatsApp claves bancarias, números de cuentas o tarjetas bancarias, ya que hay una serie de estafas electrónicas para sustraer dinero.

Tampoco hay que dar a conocer esos datos a personas que aducen pertenecer a bancos u organismos públicos (ANSES, AFIP, etcétera) y menos aún realizar operaciones en cajeros automáticos.

Ante cualquier hecho de estas características, comunicarse al 911 inmediatamente o acercarse a la comisaría más cercana.