Un adolescente fue asesinado de tres disparos en Maipú cuando se encontraba en una juntada clandestina con amigos. La familia juró vengarse y terminó detenida

Un adolescente de 15 años fue asesinado en la noche del viernes mientras participaba de una juntada clandestina con amigos en Maipú. La familia de la víctima llegó muy alterada al hospital donde fue trasladado el menor de edad y juró venganza por el hecho, luego fueron detenidos por la policía al ser interceptados con un arma de fuego.

Se trató de una noche movida en Maipú y varios vecinos del barrio Provincias Unidas llamaron a la policía para reportar múltiples disparos. Minutos más tarde, un chico de 15 años, identificado como Sebastián Ahumada, fue ingresado en la guardia del hospital Paroissien con tres heridas de arma de fuego, uno de los disparos había ingresado por su brazo izquierdo y se había alojado en su tórax. Según el reporte policial, la víctima ya no tenía signos vitales al momento de llegar al centro asistencial.

Al conocerse la novedad, personal policial de la División de Homicidios llegó hasta el hospital maipucino para comenzar con las investigaciones del caso. Fue precisamente en ese momento, cuando la familia de Ahumada se hizo presente con un gran estado de alteración teniendo en cuenta el desarrollo de los acontecimientos y el fatal desenlace.

Siguiendo lo expuesto por las fuentes oficiales, los allegados al joven juraron cobrar venganza por el asesinato y se retiraron en un auto que fue interceptado por personal policial en la intersección de Correa y Boedo, de ese mismo departamento.

En el vehículo se trasladaban siete personas que fueron requisadas y como resultado se encontró un arma de fuego tipo revólver en posesión del hermanastro de Ahumada, por lo que quedó detenido.

Según testigos del hecho, fue cerca de la medianoche cuando la víctima estaba en el barrio La Libertad junto a otros jóvenes y otro grupo se les acercó y comenzó a dispararles hiriendo de muerte al adolescente de 15 años.

Fuente: DiarioUno