Elena Rojas tenía 62 años y trabajaba en el área de terapia intensiva del Sanatorio San Carlos, en Escobar.

En la Argentina el coronavirus se cobró la vida de 197 personas y se registran más de 4.000 infectados, y entre ellos, trascendió el fallecimiento de una médica jubilada que pese a su retiro decidió seguir atendiendo, aportando su servicio y conocimientos para enfrentar la pandemia.

Elena Rojas tenía 62 años y trabajaba en el área de terapia intensiva del Sanatorio San Carlos, en Escobar, donde se contagió por COVID-19, situado sobre la Ruta 26, en la localidad de Maquinista Savio, al límite con el partido de Pilar. Se trata del centro de salud de referencia para 22 mil afiliados al PAMI de toda la «Región norte 2″, que de acuerdo a lo informado por Infobae, fue intervenido por el Estado después de comprobarse una larga lista de irregularidades en el manejo de la pandemia.

La víctima, quien tenía dos hijos, falleció durante la madrugada de este martes, y fue uno de los cinco decesos reportados en el Sanatorio San Carlos. «Ella era la que más recaudos tomaba, se cuidaba con todo, nos cuidaba y nos aconsejaba», la recordó una fuente cercana a Rojas a El Día de Escobar, y la definió como «una gran mujer, un amor de persona».

Por su parte, el intendente Ariel Sujarchuk, publicó sus condolencias a través de las redes sociales. «De todo corazón, y aún conmovido por la noticia, acompaño en este triste momento a todos los familiares y amigos de Elena, y redoblo mi compromiso por trabajar incansablemente por la salud de todos aquellos que se expusieron para cuidarnos», expresó.

Elena se suma a tantos trabajadores de la salud que dedican su vida a atender y acompañar a las víctimas desinteresadamente y con la finalidad de contribuir al ciudado de la población, más aún en tiempos tan críticos como una pandemia.

Fuente:Filo.news