El presidente chileno celebró el proceso electoral. Más del 77% de los ciudadanos votaron por redactar una nueva carta magna y dejar atrás la heredada de la dictadura de Pinochet.

El presidente chileno Sebastián Piñera afirmó en la noche del domingo que “triunfó la ciudadanía y la democracia” tras conocerse los resultados del plebiscitoen el que la opción de redactar una nueva Carta Magna se impuso por más del 77%, con poco más del 25% de los votos escrutados.

“Hoy hemos demostrado nuevamente la naturaleza democráticaparticipativa y pacífica del espíritu de los chilenos y del alma de las naciones honrando nuestra tradición de república”, afirmó el mandatario, en un mensaje dirigido desde La Moneda.

De ratificarse la amplia diferencia en el conteo final, Chile dejará atrás la actual Constitución, redactada durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990),y considerada por muchos como el origen de las grandes desigualdades. De esta forma, el país trasandino podrá realizar reivindicaciones sociales, políticas y económicas.

“Hoy la voz de todos los ciudadanos se ha escuchado con la misma fuerza y cada voto ha tenido el mismo valor. Hoy ha triunfado la ciudadanía y la democracia. Hoy ha prevalecido la unidad sobre la división. Y la paz sobre la violencia. Y esto es un triunfo de todos los chilenos y chilenas que amamos la democracia, la unidad y la paz”, celebró el jefe de Estado chileno.

Según Piñera “este plebiscito no es el fin, es el comienzo de un camino, que juntos, todos, deberemos recorrer para acordar una nueva Constitución para Chile. Hasta ahora la Constitución nos ha dividido; a partir de hoy todos debemos colaborar para que la nueva Constitución sea el gran marco de unidad, de estabilidad y de futuro, y que se constituya en la casa de todos y en la ley fundamental de la república, respetada y legitimada por todos los chilenos”.

Dijo que “para que este proceso constituyente de frutos, todos los hombres de buena voluntad, debemos entregar lo mejor de nosotros, practicar el respeto y la tolerancia, tener voluntad de acuerdos y rechazar la violencia”.

Los chilenos salieron a votar en masa en una jornada en la que se vieron largas filas de votantes en los centros electorales. Por la tarde se congregaron manifestantes en la céntrica plaza Italia de Santiago, con el propósito de celebrar los resultados finales.